martes, 6 de diciembre de 2016

SOBRE "LO APARENTE", novela de Nely García.



“Lo aparente” es el título de esta nueva novela de Nely García que tuve el placer  de presentar el pasado martes 29 de noviembre, en la Sala Ámbito Cultural del Corte Inglés. Curioso título para una obra de una autora a la que le importan muy poco las apariencias y que sin embargo, y tal vez por eso, reflexiona mucho sobre las mismas. Una mujer valiente que no ha llegado joven al mundo de la literatura (al menos en cuanto a publicación se refiere) pero que se ha lanzado de lleno a ella porque siente la necesidad de contar, de comunicar lo que lleva dentro, lo que piensa, lo que siente, … de compartir con otros  sus reflexiones sobre los distintos aspectos de la vida sin importarle el qué dirán, ni las críticas. Una mujer directa, clara, con ganas de seguir avanzando en su mundo creador a pesar de lo que otros piensen de ella y de las contradicciones que – como en su misma novela – se dan entre quienes viven adeptos al mundo de la literatura en particular  y de la creación en general
Conocí a Nely García hace ya algunos años, recién llegada de Francia (concretamente de París) donde había vivido muchos años. En aquella etapa suya, las ansias creadoras ya estaban presentes en ella, aunque más por el camino de lo plástico. Y así plasmaba su sentir en obras pictóricas  de gran colorido y expresividad que mostró en un sinfín de ocasiones en diversos entornos parisinos. Compaginando su creatividad plástica con la literaria, en aquel momento ya hacía incursiones en este mundo escrito fundamentalmente desde la poesía. Cuando tornó de nuevo a España, nos conocimos mientras yo coordinaba una revista hecha por personas jubiladas desde los Centros de Mayores León I y II. Se trataba de la revista La Panera que, por cierto, nos dio muchas satisfacciones llegando a ser una revista muy demandada y esperada. Pues bien, recién llegada, Nely fue a conocernos y enseguida se unió al equipo de redacción desde donde fue colaborando en los diversos números de la revista tanto con crónicas y comentarios de los acontecimientos diarios como, de vez en cuando, con algún escrito más personal y poético.
Al mismo tiempo se iba imbuyendo cada vez más del gusanillo literario, participando en talleres de escritura que le iban facilitando herramientas para pulir la forma de expresar literariamente todo lo que llevaba dentro, en la misma medida que por diversas cuestiones se iba separando poco a poco de la creación plástica, aunque sin llegar aún a abandonarla del todo. Y esta inquietud literaria la empujó sobre todo hacia la novela, un género que – por sus posibilidades de amplitud – le permitía tratar más en profundidad  temas de su interés, ahondando tanto en las situaciones como en los personajes a través de los cuales éstas eran planteadas, bebiendo para ello de la observación directa, de la investigación y de sus propias vivencias, aderezado todo ello con la reflexión personal provocada desde las situaciones vividas y las leídas, cualidad de la que Nely es incapaz de prescindir.
Fotografía dela presentación de  Jesús F. Salvadores para Diario de León
Pero luego conoceremos algo más de ella y de sus inquietudes. Ahora quiero centrarme brevemente en esta novela que supone ya la cuarta de sus obras publicadas, no todas novelas hemos de decir. Resumiéndola brevemente, “Lo aparente” es una historia que retrata la España de los años que van entre los 80 y los 90 y en la que confluyen una serie de circunstancias sociales que caracterizan toda una época. Aspectos que algunos vivieron, otros conocieron de oídas y los más jóvenes seguramente ni han oído nombrar o, si lo han hecho, quizá no sepan muy bien las características de las situaciones a las que se refiere.  Temas como “la movida madrileña”, la guerra de Ruanda, e incluso el auge que el Camino de Santiago comenzaba ya a cobrar, se entrelazan en esta historia que va entretejiendo todos esos hilos con una misma urdimbre, la que aporta el significado de la apariencia de las cosas, de las situaciones … En una novela que , a través de los personajes que va perfilando y de sus situaciones personales, permite a su autora afrontar y reflexionar sobre cuestiones que le preocupan, algunas de hondo calado social, como la forma de afrontar la política en un momento histórico que aún se estaba abriendo a una incipiente democracia; la extensión de la droga en determinados estratos sociales y sus consecuencias en el devenir vital de las personas que la sufrían; el fariseísmo de algunas clases sociales o la actitud con la que determinados conflictos bélicos se ven desde la distancia. Temas expuestos desde la visión de esa etapa histórica pero cuyas reflexiones podrían extrapolarse, seguramente, a determinadas circunstancias  que también estamos viviendo  hoy en día.
Y es que “lo aparente” parece ser una actitud recurrente al ser humano, más allá del momento histórico al que nos refiramos.
Cambiando de tercio diré que no me gusta enredarme demasiado diseccionando una novela. Soy  de las que creen que los libros cobran vida propia en cada lector que es capaz de enredarse en su trama, máxime si la obra que cae entre sus manos no es compleja en su planteamiento, ni en la estructura o en el lenguaje utilizado para acercarnos la historia que su autor (autora en este caso) quiere acercarnos, y que no precisaría, por tanto, de códigos previos que nos ayuden a descifrarla. La obra de Nely García  es una novela cercana, donde cada uno de nosotros puede reconocer múltiples y cotidianas situaciones  que sin duda somos capaces de reconocer: las dudas emocionales, la indecisión para encontrar el camino por el que orientar nuestra vida, los tropiezos, los arrepentimientos, las caídas, la apatía,… Y también la falsedad vital que provocan a nuestro alrededor  las apariencias, esas apariencias sociales de las que todos hemos sido víctimas alguna vez, y que le dan título a la obra haciéndonos reflexionar hasta que punto merecen la pena para vivir nuestra vida de una manera plena y satisfactoria. Todo ello queda ahí para vuestro descubrimiento personal a través de la lectura de la novela que hoy presentamos aquí.
Y ahora preferiría finalizar mi intervención convirtiéndome en posible interlocutora de todos los presentes lanzándole a Nely una serie de preguntas que nos ayuden a conocerla mejor. A ella y a sus inquietudes, porque muchas veces, ese mejor conocimiento de la persona que se esconde detrás de una obra facilita el acercamiento a la misma. Así que con su permiso y con el de ella, allá vamos: 


1.      ¿Por qué el salto de la expresión plástica a la literaria? 
  • Porque los libros son más fáciles de mover que el arte plástico y ya a mi edad me resulta más cómodo transportar libros que cuadros. Además, he descubierto que la literatura es una forma de expresión quizás más completa aún que el arte plástico. 
2.      ¿Por qué novelas? ¿Qué buscas en ellas?  
  • Porque me permiten reflejar con más detalle la atmósfera en la que se mueven los personajes de las difetentes épocas
3.      ¿Por qué un protagonista masculino para “Lo aparente”? ¿No te hubiera sido más fácil meterte en la piel de una mujer para estructurar la historia?
  • Me pareció que dadas las caracteríscas de la época en la que se desarrolla la historia, y los aspectos que quería incluir en la misma a la historia le venía mejor que el protagonista fuera un hombre y no una mujer, que le iba a dar más posibilidades de movimiento
4.      De esta novela, ¿cuál ha sido la parte o el aspecto que más trabajo te ha costado afrontar?
  • Sin duda la parte relacionada con la guerra de Ruanda pues no conocía bien el suceso y tuve que realizar un arduo trabajo de investigación para documentarme adecuadamente al respecto. 
5.      ¿Puedes desvelarnos algunos de los aspectos del proceso de creación de esta novela? 
  •  El proceso se parece a cualquier otro. Primero me surge la idea y después la desarrollo  
6.  ¿Qué destacarías de “Lo aparente” frente a tus anteriores obras?
  • Fundamentalmente que es la únicoa que he escrito en primera persona. 
A partir de estas concisas respuestas de la autora, el coloquio se extendió por un rato, a lo largo del cual se fue puntualizando para el público algunos de los aspectos de estas contestaciones y alguna otra consideración más que fue surgiendo durante el coloquio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada