miércoles, 16 de septiembre de 2015

TALLER DE ESCRITURA CREATIVA EN CASTRILLO DE LOS POLVAZARES. Sobre la exposición "Tesoros Ocultos". 3º Ejercicio "Foto libre""

Ya llevábamos un buen rato trabajando cuando decidimos poner fin al taller con una última propuesta. Ahora fueron ellas mismas las que seleccionaron la foto con la que pensaban trabajar. las instrucciones eran las mismas. Cinco minutos para crear la historia y una simple cuartilla para trabajar. Ni más ni menos. 
A pesar del cansancio que ya empezaban a acusar, los resultados siguieron siendo muy dignos. y las historias creadas, las siguientes. 
Por la noche, en la jam sesion que los viernes suele improvisarse en el Trechuro, las tres mayores, nos improvisaron también un filandón con sus relatos. Su forma de contar tampoco desmereció de su forma de escribir, y puedo aseguraros que sorprendieron gratamente al público presente. 

Aquí os dejo sus historias con sus correspondientes fotos. 
   

Una estrella de seis puntas. Por Eco. 

FOTO: Carmen Redondo Navarro. 1º premio Categoría B
Seis chicas, seis manos unidas. El verano puede ser muy divertido cuando quieres. No fuimos nosotras las que elegimos el momento en nuestra vida en que nos conoceríamos. Yo conocí a la primera en León, y años después me la encontré, nos hicimos muy amigas. Mónica. Delicada, siempre con una sonrisa. Mi amiga bailarina. Después conocí a otras dos hermanas. Una, la menor, Laura, muy alta e irónica. Siempre se da cuenta de las cosas más remotas. Y Olivia, la mejor, nadie se puede comprar con ella. La loca más locatis. Y las mellizas, Celia y Carmen, iguales pero diferentes. Uní a Moni con Oli y Lau, y jugábamos por el pueblo. Conocimos a Alberto y María, dos hermanos. Después entró Luci, la pervertida del grupo. Milan mi antiguo enemigo y ahora uno de mis amigos. Poco a poco más gente se ha unido a este grupo de aventuras. Y a mitad de verano, de recuerdo, esta foto. Unidas por una misma estrella. Sin  embargo, nos esperan más fotos que contar, porque nuestra mistad va a durar por mucho tiempo. Sí, vamos a escribir muchas historias. 


Puertas abiertas. Puertas cerradas. Por Laura.

FOTO:Olivia Oña Botas . Premio Categoría C
Esas puertas, esas puertas siempre están abiertas para todo el mundo. Dejan que entre quien quiera, pero la
gente entra y no sale porque dentro de esas puertas de ese anciano siempre hay amor y cariño. Hay amabilidad y bondad. Por lo menos hasta el día que se llenaron de odio, de ignorancia y de egoísmo. Todo el mundo salió de allí, corriendo y las puertas se cerraron. Todos nos preguntábamos por qué, pero no hacíamos nada. Hasta que un día yo misma decidí ir a hablar con aquel anciano. Toqué la puerta y le escuché decir:
-    ¡no quiero visitas, vete!
Pero yo insistí y toqué la puerta hasta que me abrió y me contó su historia. Se estaba muriendo. Estaba enfermo. Yo se lo conté a los demás y nosotros le abrimos nuestras puertas dándole cariño y amor para que se recuperase. Él, al final, abrió sus puertas. Pero no duraron mucho abiertas. El anciano cerró los ojos y no los volvió  abrir.


Brujería. Por Oly

FOTO: Sara Gutiérrez. 3º premio Categoría D
Hace frío, me duelen mucho las muñecas por las fuertes ataduras que llevo, miro por la pequeña ventana sellada por barrotes, esperando mi fin.
Cuando llega un hombre alto que me empuja delante de él, salgo de la pequeña cárcel. 
La gente me mira con horror, con odio, me tiran frutas viejas y verdura podridas. 
Me acusan de bruja. Camino hasta llegar a la gran plaza, me atan a un gran crucifijo que hay en el centro, con la intención de que Dios purifique mi alma mediante el fuego, estoy rodeada de paja que arde rápidamente.
Miro a la familia que me cuidó. Están tristes. Anochece. Empiezo a tener calor. Mis ropas empiezan a quemarse y con ellas yo. Grito desesperadamente y, cuando llega mi fin, miro al cielo estrellado y veo que, con mi muerte, está naciendo una estrella.




La puerta. Por Mónica de la Cuesta

FOTO: Mónica de la Cuesta González. 2º premio Categoría B
Paso por una pequeña puertecita que tiene un balcón encima. Es pequeña, pero parece ocultar muchos misterios. Quizá fuera testigo de la dulce historia de amor de unos adolescentes. O de la tragedia de una muerte quizá natural o por un asesinato. Decido inventarme yo su historia. Será la de una familia, sí.  Y tendrá un final feliz. Tendrán una hija adolescente que conocerá  a su amor. Puede que se casen y que se vayan lejos, pero luego volverán con sus familias a este pequeño pueblecillo.
Despierto  y me doy cuenta de que me había quedado dormida imaginando la historia de esta pequeña puerta. Quién sabe lo que podrá haber pasado allí.
Decido hacerle un foto, así cuando me acuerde de esta puerta y mire la foto me acordaré de esta tarde de verano sentada en el poyo de un antiguo pueblecito imaginando historias.

ESPERO SINCERAMENTE QUE HAYÁIS DISFRUTADO. FUE UNA TARDE - NOCHE ESTUPENDA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario