miércoles, 11 de septiembre de 2013

ASTORGA VIVE EL TEATRO

Pareciera que el multitudinario alumbramiento, que el pasado viernes 16 de agosto tuvo lugar en Astorga, de la hermosa 'Maternidad' que Castorina y Amancio González nos han ofrecido, se haya convertido en un presagio de bienes para la ciudad. Al menos de bienes en lo cultural y artístico. Así, en la calurosa noche del agosteño martes, día 20, se produjo otro nacimiento no menos poderoso que el escultórico.
La sala del Teatro Diocesano completó su aforo para recibir la presentación de una estupenda y trabajada versión de 'La casa de Bernarda Alba', de Federico García Lorca, que el recién creado grupo teatral 'Mixticius Asturica ad orbem' puso en escena con la magnífica interpretación de un equipo actoral donde hay muchas generaciones representadas, y que nos hizo vibrar en nuestras butacas con su entrega y buen hacer, bajo la dirección de José Tomás García de la Fuente, en una versión adaptada por él mismo. Estupenda también la respuesta del público, a quien se notó estremecer en muchos de los momentos álgidos de la obra. 
Personalmente, la representación se me hizo aún más especial si cabe al comprobar que uno de los jóvenes actores que llenaron el escenario con su interpretación había sido alumno mío en los tiempos en que impartí talleres de teatro en uno de los colegios de la ciudad. Y cuando el público acogió con sus aplausos el final de la obra, observando la emoción difícilmente contenida de alguna de las actrices, recordé también los aplausos que un amplio grupo de jóvenes aficionados, estudiantes de COU, recibieron, en su momento, por su interpretación de aquella complicada obra titulada 'Tiempos del 98', cuyo autor he olvidado y cuyo libreto no he vuelto a encontrar, perdido sin duda entre una cantidad ingente de papeles aparcados. 
Pero, volviendo al presente, la puesta en escena de la obra que nos ofreció el grupo 'Mixticius', me hace confiar en que en Astorga reverdece con fuerza, una vez más, la rama del teatro, y que un futuro prometedor nos espera al respecto, más aún si tenemos en cuenta el elevado número de actores y actrices que conforman este recién creado grupo (de los que el martes pudimos ver solo a una parte), que llega con un buen acopio de proyectos y muchas ganas e ilusión por sacarlo adelante. 
El protagonista de César A gusto
En la presentación de la obra, su director hacía alusión a que se trataba de un proyecto largamente acariciado que ha tenido que esperar el momento justo para hacerse realidad. También yo considero que, muchas veces, los grandes proyectos han de encontrar su propio espacio y su propio tiempo. Y el momento que ahora mismo estamos viviendo en Astorga, parece ser un buen momento para alumbramientos felices en estos ámbitos, alumbramientos que no llegan solos. Y, si desde el lugar que ahora me toca ocupar puedo ayudar a que este proceso tan creativo siga desarrollándose, me sentiré orgullosa y satisfecha de estar ahí y de alentar proyectos creadores que sin duda, como el propio José Tomás dijo antes de comenzar la representación, llevarán también el nombre de nuestra ciudad por los ámbitos culturales del país. 
Una de las escenas de "Libros", en su 1ª representación en el IES.
El jueves siguiente este mismo recién estrenado grupo, nos ofreció otra muestra de su arte con la comedia de "Cesar A gusto", esta vez en la Plaza de la Culebra, totalmente abarrotada de un público que se entregó por completo a la risa y la diversión. Pero, durante la semana, también tuvimos a otro grupo de jóvenes del IES de Astorga, guiados por la experta mano de su directora Ana Silva (también astorgana), que nos presentaron la obra "Libros", un encaje de divertidas situaciones en torno al libro, sus personajes y sus creadores y creadoras.  Y un ya habitual grupo de “Jóvenes Valores” que dirige la conocida mano de Gemma, que volvieron a poner en escena, para deleite de grandes y pequeños su "La bella y la bestia", en un Teatro Diocesano que dio cobijo a dos pases con una gran afluencia de público. 
 
Gracias a todos ellos, en Astorga, sin duda, reverdece con fuerza el árbol del Teatro.
Un buen augurio de futuro.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario