martes, 31 de mayo de 2011

LA LLAMADA DEL MAR. Nuevo relato de mi colección.


Para quienes, de vez en cuando, gustáis de leer mis escritos más literarios, os comunico que acabo de publicar otro de mis relatos en el blog CONTANDO BAJO LA LLUVIA. 
No es cuestión de irlos colocando a diestro y siniestro por todos lados, por lo que, por si os apetece leerlo, os dejo el enlace directo para que podáis acceder a él. Con evocaciones para la figura de la gran Alfonsina Storni incluidas. 
LA LLAMADA DEL MAR. Relato intimista

lunes, 16 de mayo de 2011

AVISO PARA ABSTENCIONISTAS. Una invitación a la reflexión del voto

Hoy mismo me ha llegado a través de uno de mis contactos, un correo electrónico donde se incluía este artículo adjunto. Al leerlo me he sentido plenamente identificada. Reconozco que en no pocas ocasiones ese desencanto también me ha arrastrado a mí. Pero cuando una se para a pensar fríamente que sería de nuestros pueblos, de nuestras ciudades, si todo el mundo se dejase llevar por esa indecisión, para que al final se sienten en el salón de plenos quienes no deseamos y en quienes, desde luego, no confiamos, te asalta el impulso de echar una mano para tratar de impedir que eso ocurra, al menos en el entorno que más nos afecta, el de nuestro propio ayuntamiento, que debería ser como la prolongación de nuestra casa. Por eso me sumo a esa voz  que invita a dejar de lado nuestra indecisión, nuestra vacilación para abstenernos poniendo como excusa que somos apolític@s. 
Y esa misma idea es la que me ha movido a unirme al equipo del PSOE en Astorga, con Victorina Alonso a la cabeza, para tratar de aportar mi pequeño y humilde grano de arena  para conseguir un gobierno municipal estable que luche por la educación y la igualdad como base para un desarrollo social que sin duda ha de ser el pilar indispensable de todo desarrollo económico con aspiraciones de futuro.


Aviso para abstencionistas.
A poco más de veinte días para las elecciones municipales y autonómicas (para las autonomías de  vía lenta) y visto el desencanto, por no decir el cabreo, que existe entre el personal votante que amenaza con abstenerse y que dice que pasa de la política y de los políticos, traigo aquí un texto de Bertolt Brecht (1898-1956) que puede ser un  magnifico antídoto contra indecisos, vacilantes, apolíticos y absentistas.
"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales".
Artículo de opinión extraído del blog “cazurro ilustrado”

viernes, 13 de mayo de 2011

LLUVIA DE TORMENTA en CAMPAÑA

            Hacía tiempo que no me sentaba tras la ventana a contemplar la lluvia, siempre corriendo, siempre con tantas cosas entre las manos… Pero hoy he sentido la necesidad de hacerlo, de tomarme un respiro en estos días de campaña, con la casa en el silencio apenas roto por el eco exterior de una tormenta casi de verano, el goteo de la lluvia sobre el forjado del balcón y, de vez en cuando, el chapoteo de algún coche cruzando la calzada.
            Aunque oscureció la tarde, no la siento tan triste como apenas hace unas semanas. Hay algo en el ambiente que habla de un próximo verano. Tal vez la luz reflejándose en los tejados, el verdor de las hojas de los árboles o, quizá, el recuerdo de los chillidos de los vencejos escuchados esta misma tarde.
            Repentinamente me ha venido a la mente uno de tantos refranes trabajados estos años con la gente mayor de nuestros pueblos. Ese de “agua de por mayo, pan para todo el año”, y ese otro de “siempre que llovió, escampó”. Y he sonreído pensando que sin duda este va a ser el futuro que le espera a esta aventura política en la que me he metido (al menos ese en mi deseo, nuestro deseo). Una campaña de seriedad y de ilusión basada en los hechos propios y no en los descréditos ajenos, en un proyecto de futuro real y no en vanas humaredas.
            Estos días me he cruzado con gente que ha intentado retirarme el saludo, como consecuencia de mi posicionamiento político, ¡cómo si éste no hubiera estado claro a lo largo de toda mi vida! Pero lejos de ofenderme solo han conseguido robarme una sonrisa mientras pensaba en lo absurdas que nos mostramos a veces las personas. Como si el hecho de ir en una u otra lista cambiase de un plumazo, y en apenas un instante, lo que cada uno demuestra ser a lo largo de sus actos cotidianos. Como si tomar la decisión de implicarse directamente en una política municipal con la que se lleva años colaborando fuese a colocarnos en una situación diferente, con quién sabe que ¿¿¿nefastas??? consecuencias para los demás. Claro que ya dice otro viejo refrán
“se cree el ladrón que todos son de su condición”
            Y concluyo estas líneas diciendo que ¡hay que ver las cosas que acaba una pensando mientras contempla la lluvia en una tarde de tormenta casi veraniega! Y es que el pensamiento, como la imaginación, no tiene límites.

Nuevo número de la revista LA PANERA, Mayo 2011

Un nuevo número de la revista La Panera ha visto la luz en este mes de mayo de 2011. Aunque seguimos con la restricción de páginas a que hemos sido abocados por los recortes presupuestarios, estos recortes no afectan para nada a la calidad de la misma, ni tampoco a la participación. Una revista de "mayores" hecha para todos los públicos. Espero que la nueva etapa dure al menos otros nueve años. 
Será indicativo de lo mucho que tienen que comunicarnos estas personas. 

El enlace Revista La Panera nº 34. Mayo 2011



Adjunto también el índice para que tengáis un acercamiento previo a su contenido.

UN SALTO A LA POLÍTICA


            A estas alturas de la campaña de elecciones municipales, casi a medio camino hacia la meta final del 22 de mayo, supongo enteradas a la mayor parte de las personas que me conocen, de mi salto a la política municipal. Si no fuera así, aprovecho este momento para hacerlo público y notorio.
            A muchas de esas personas les ha sorprendido esta decisión. A otras, no tanto, incluso algunas de ellas coinciden en haberlo imaginado, incluso mucho antes de que yo misma llegara ni siquiera a sospecharlo. Porque, contrariamente a lo pudiera parecer, la primera sorprendida en dar este paso he sido yo misma, lo que no quiere decir que tomara la decisión precipitadamente, antes al contrario, me costó horas de sueño y de desvelos.
            A pesar de lo que Aristóteles decía, asegurando que los seres humanos somos “por necesidad” animales políticos, yo nunca me había sentido tentada hasta ahora por la política. Y eso a pesar de que en mi vida he trabajado a menudo muy cerca de ella. O quizás precisamente por eso mismo.
            Es verdad que la política, en líneas generales, está muy denostada. Sin embargo, de todas las definiciones, de todos los pensamientos que se han ido entrelazando en torno al término, yo me quedaría con una que es la que me ha llevado a involucrarme en esta complicada aventura que sin duda es la misma, aunque sea de carácter municipal. Y es la que da al término su sentido más ético, el de la “disposición a obrar en una sociedad utilizando el poder público organizado para lograr objetivos provechosos para el grupo”. Creo, sin lugar a dudas, que en el fondo eso es lo que he venido haciendo a lo largo de todos estos años de trabajo con lo socioeducativo, aunque sin poder público ni medios que yo pudiera emplear en ello. Así que, la diferencia no puede ser tanta, y en mi cabeza ya bullen un montón de proyectos sociales que llevan toda una vida gestándose.
            Por tanto, la única diferencia que debería notarse es la de la  posición desde la que puedo llegar a hacerlos. Eso es todo.